El Retorno sobre la inversión, mejor conocido por sus siglas en inglés como ROI (Return On Investment) es un índice financiero que mide y compara la utilidad generada versus la inversión inicial realizada. He allí su importancia, ya que a través del ROI es factible determinar la rentabilidad del emprendimiento, apreciable por el rendimiento que tiene la empresa en el ámbito financiero.

Este término es sumamente común en la esfera del mercadeo digital, ya que enfocado en el contexto publicitario, a través del ROI podemos medir los resultados de una campaña de mercadeo. Dicho en pocas palabras, mediante el ROI la agencia de consultoría web le indica a sus clientes qué tan exitosa (o no) ha sido la campaña publicitaria, medido esencialmente a través de las ventas efectivas y los ingresos de retorno.

En el presente artículo te vamos a presentar dos métodos para calcular el ROI de una forma rápida y sencilla, y así obtener un indicador de la salud financiera de tu negocio. ¡Aquí vamos!

Método N° 1: Dividir los ingresos entre los gastos totales.

En este caso, el ROI se calcula a través del cociente entre el total de ingresos percibidos y el total de gastos generados, en un lapso determinado. Sin duda, es la técnica más sencilla de usar, y las claves para el análisis son las siguientes:

– Si el cociente es menor a 1, esto indica que el negocio tiene tendencias a pérdida, por lo que no es rentable continuar con el emprendimiento.

– Si el cociente es igual a 1, quiere decir que los gastos son iguales a los beneficios. Se trata de una relación pareja, pero esto tampoco es bueno ya que implica que no se está generando ganancias en el negocio.

– Si el cociente es superior a 1, expresa que el beneficio neto supera a la inversión inicial realizada. Naturalmente, esta debe ser la expectativa de todo emprendedor.

Método N° 2: Calcular el ROI como un porcentaje.

De esta forma, el cálculo del indicador sería de la siguiente forma:

Si la inversión tiene retorno negativo, el ROI es menor de 0, esto es, los gastos superan a los ingresos totales percibidos. En caso contrario, el resultado de la ecuación anterior será positivo.

Mediante este sencillo cálculo, pusimos a tu alcance dos métodos sencillos para que realices un diagnóstico preliminar de tu emprendimiento. Así que no hay excusas para que dejes de lado los temas financieros.

Encuentra aquí algunos de los artículos mas populares: