Siempre estamos hablando de qué es lo mejor para tu negocio, pero nunca hablamos de las consecuencias de ciertas acciones. En un alarde de reflexión, hemos pensando en informarte cuáles serían las posibles consecuencias que podrías sufrir si no inviertes en publicidad para la captación de clientes.

No publicidad = no captación

Esta es la primera posible consecuencia que se me viene a la cabeza, pero profundemos más en la idea. La publicidad en internet tiene por objetivo darte a conocer a clientes que tienen unos intereses similares a los productos que vendes, pero eso no significa una venta segura.

En caso de no invertir en publicidad, puede que no tengas los clientes que tendrías invirtiendo en ella, pero no por ello dejarás de tener clientes si sabes posicionar bien tu web.

Tendrás más dinero a corto plazo

Si no inviertes en publicidad, ese mismo dinero irá a parar a otro lado ¿No? Esto significa que tendrás capital para destinar a otros fines, como una mejor web o… quien sabe, un futuro almacén en el que almacenar tu propio stock ¡Soñar es gratis!

Obviamente, tendrás dinero a corto plazo porque el dinero viene y va, lo que se pretende con la publicidad es gastar dinero para conseguir el doble del mismo o más.

¿Mejor imagen de empresa?

En multitud de ocasiones, los titulares de negocios dropshipping invierten en publicidad de tal forma que causan SPAM. Es decir, marcan una estrategia de publicidad demasiado agresiva, perjudicando la imagen de la empresa y la seriedad de la misma. En la actualidad, se juega con el límite del SPAM, si no lo sobrepasas, tendrás una buena imagen.

Todo lo contrario, si no usamos publicidad. Empresas como Xiaomi han invertido 0$ en publicidad, utilizando como estrategia de marketing el “boca a boca”.

Marca exclusiva

Ciertas empresas han llevado a cabo la estrategia de marketing de: “No pago por publicitarme, debes pagarme tu a mí para publicitarte en mi negocio”. No está nada mal, pero para conseguir eso… debes construir algo grande y ambicioso, eso seguro.

Menos costes

Es la consecuencia más lógica: menos inversión = menos costes. Esta estrategia se suele utilizar cuando la empresa ya está lanzada en el mercado y la gente tiene conocimiento de ella. En ese caso, no es necesario invertir en publicidad porque el objetivo de la misma ya ha sido alcanzado.

Artículo sugerido: